Hay que ver lo muy diferente que puede llegar a ser un espacio con o sin plantas. De repente parece que las paredes, los muebles y demás elementos de nuestra casa cobran vida. 

Hoy en día los estilos de decoración tienden a lo nórdico u oriental, que suelen ser bastante minimalistas. Los colores que usamos tienen cada vez tonos más suaves y neutros. Una sola planta le dará al interior de tu casa un plus de energía y vitalidad, incluso es posible que te inspires y llegues a descubrir el arte de decorar con vegetación.

¿Qué me puede aportar rodearme de plantas?

Son muchos los beneficios que las plantas nos pueden proporcionar para que nuestra vida diaria, tanto en casa como en el trabajo, sea más saludable:

  • Nos ayudan a limpiar el ambiente de elementos contaminantes.
  • Nos hacen sentir relajados y en armonía. Generan un ambiente muy positivo y nos sube la autoestima. Cuidar de ellas es muy terapéutico.
  • Nos inspiran y ayudan a concentrarnos. De hecho, se recomienda tener una planta en tu lugar de trabajo, tanto en la oficina como si estás teletrabajando. Está demostrado que aumentan la productividad.
  • Regulan el nivel de humedad lo que elimina malos olores y es beneficioso para la piel.

Recogemos una pequeña selección de plantas según su belleza, cuidados y propiedades.

Poto (Epipremnum Pinnatum)


Planta trepadora de la familia de las aráceas y originaria de las Islas Salomón. El poto es una planta muy resistente que demanda mucha luz para su máximo esplendor. Su riego debe ser frecuente pero no abundante, espera que la tierra esté seca antes de volver a regarla. Pulveriza con agua tibia las hojas a menudo para que permanezcan húmedas. De esta forma el poto crecerá sano y hermoso.

Aspidistra (Aspidistra elatior)


Una de las plantas más fáciles de cuidar. De la familia de las asparagaceae y originaria de China. La aspidistra no requiere de muchos cuidados, no necesita mucha luz y hay que regarla poco. Es una planta perfecta para interiores o partes sombrías de terrazas. No hay que dejarla expuesta al sol o sus hojas verdes se quemarán y se volverán amarillas.

Para limpiarla y su verde reluzca, basta con dejarla que se moje con la lluvia o le damos una ducha.

Es una planta muy resistente y no es tóxica para los animales domésticos.

Aglaonema (Aglaonema commutatum)


De la familia de araceae y originaria de Asia. Esta planta de hojas grandes y bellas requiere algo más de mimo. Debe humedecerse con pulverizador a menudo y regar habitualmente sin encharcar la tierra. No debe estar nunca expuesta al calor y debe recibir luz constante pero no directa. Tiene un crecimiento muy lento que puede llegar hasta el metro de altura. 

Sí, requiere más trabajo que otras pero cuidar de ella es muy terapéutico y además purifica el aire.

Espatifilo (Spathiphyllum wallisii)


Conocido comúnmente como Lirio de la paz, es una de las plantas de interior más bonitas y que más tranquilidad transmiten (de ahí su nombre). Requiere de un riego frecuente y dejarla en semi-sombra. Su verde intenso y el blanco puro de su flor aportan mucha tranquilidad y es perfecta para decorar cualquier espacio, especialmente zonas de lectura o trabajo. El lirio de la paz es una planta depuradora de aire, aunque debe mantenerse fuera del alcance de los animales ya que es tóxica para ellos.

Crotón excellent


De la grandiosa familia de euphorbiaceae y originaria de Malasia. Este tipo de crotón tiene una gran variedad de colores que dan a cualquier estancia una fuerza propia. Sus hojas pueden ser amarillas, verdes, caobas, granates y otros colores cálidos que dan a tu hogar un toque confortable, especialmente en otoño. 

Lo ideal es que estén expuestas a la luz indirecta. El riego debe ser regular pero no abusivo. Entre riego y riego la tierra debe estar completamente seca. La frecuencia debe de ser mayor en verano y menor en invierno.

 

Esperamos que te haya sido útil el artículo y decores tu casa con alguna de estas maravillosas plantas. ¡Gracias por leer!