Si bien es cierto que calentar nuestras casas en los meses de frio y mantener una temperatura ideal es una necesidad, también es cierto que hay aspectos muy importantes que se deben tener en cuenta para poder obtener un ahorro en el consumo de calefacción.

Algunos pueden evitarse en el momento de construcción de la obra nueva, y otros a posterior. Es por eso que en el día de hoy hemos preparado algunos consejos y trucos que van hacer de gran utilidad para reducir los gastos en tu factura. Atentos a cada uno de ellos.

Evita fugas de calor en el hogar

Por lo general existen fugas de calor dentro de la casa, las cuales pueden existir en las ventanas viejas o ventanas que fueron mal instaladas, en otros casos provienen de las paredes o techos. Este tipo de problema puede llegar a representar el 25% de la perdida de energía. En las ventanas, por ejemplo, es recomendable tener en cuenta los marcos y los cristales.

En lo que respecta a las ventanas, existen de doble acristalamiento que suelen perder mucho menos calor que una ventana normal.

Controla la temperatura con el termostato

El termostato es una herramienta indispensable para regular la temperatura y por tanto asegurar la eficiencia energética de un sistema de calefacción. Se puede decir que cualquier sistema de calefacción eficiente debe tener una temperatura adecuada, de esta forma se logra un control y ahorro energético. Además, se mantendrá de forma fácil una temperatura óptima. En tal sentido, los expertos consideran que por cada grado de temperatura que le bajemos se lograra hasta un 8% de ahorro.

Atentos con la elección de la ropa

La elección de la ropa puede ser de gran ayuda, es importante vestirse con prendas cómodas pero que abriguen. De, igual manera la ropa de cama también permitirá un gran ahorro. Por ello es recomendable, utilizar mantas y edredones gruesos o de plumas que abrigan mucho más. Como punto adicional, te queremos dejar 5 consejos que harán que tu casa sea más acogedora, los cuales te servirán para tener la vestimenta perfecta en un hogar más cómodo para la temporada.

Regula la calefacción con tus horarios

Ajustar calefacción

Los amigos de Natural Energy Foundation consideran que es mejor no dejar la calefacción encendida durante el día si pasas mucho tiempo fuera de casa. Por ejemplo, la podéis programar para una 1 hora antes de tu llegada. Tampoco calientes estancias que no se utilizan o suelen utilizarse muy poco.

Por otro lado, aprovecha las horas de luz durante el día para calentar la casa, la luz natural también ayuda a calentar las estancias. Abra las ventanas y cortinas y no olvides cerrarlas en las noches ya que estas contribuyen grandemente a evitar las fugas de calor que acumulaste durante el día.

El mantenimiento y verificación de los radiadores también es importante

Verificar estado del sistema

Si usas radiadores es muy importante purgarlos, ya que estos, durante los meses de inactividad de los meses de verano, los conductos se llenan de aire. Esto hace que se generen bolsas que impide el paso del agua caliente. Por tanto los radiadores calientan menos o tienen zonas en donde literalmente están fríos.

Cabe resaltar que en invierno muchas personas acostumbran a colocar la ropa recién lavada sobre los radiadores para que se seque más rápido. Sin embargo, no es recomendable debido a que no permite circular el aire caliente que se mueve por la casa.

Redecora tu casa de forma cálida

Elige colores y elementos cálidos para tener ambientes cálidos. Incorpora alfombras, mantas  y cualquier otro detalle que contribuya a generar comodidad y calidez. De manera que si se utilizas una decoración cálida durante los meses de fríos crearas un efecto de ambientes más acogedores. Todo esto te ayudara  aumentar la temperatura corporal y al mismo tiempo te ayudara en el ahorro de tu factura.

No subas la calefacción al tope

Subir la calefacción al máximo para que la casa caliente más rápido, solo servirá para recalentar la casa y aumentar el consumo. Lo mejor es mantener una temperatura constante durante el día. Una vivienda puede mantener una temperatura confort entre 19 y 21 grados centígrados. Una temperatura que oscila entre los grados anteriormente mencionados, es más que suficiente para que la casa este caliente.

Si tienes algún otro consejo útil que nos puedas aportar, déjanos tus comentarios en la sección respectiva.