Si el confinamiento nos ha servido de algo es para darnos cuenta de lo fantástico que es tener aficiones. En este artículo os explicaremos cómo hacer tus propios jarrones. Si tienes un jarrón en casa y quieres reciclarlo e incluirlo en una decoración moderna, te enseñamos cómo hacerlo con pintura y bicarbonato.

El resultado final tendrá un acabado de cerámica, que tan en tendencia está actualmente.

Es un Do It Yorself muy sencillo con el que seguro que disfrutarás.

¡Vamos allá!

Materiales

  • Jarrones o maceteros viejos que tengamos por casa. También podemos comprar jarrones económicos con una forma que nos agrade.
  • Pintura acrílica. Podemos usar cualquier tipo de color. Si queremos que nuestra decoración de interior sea otoñal podemos optar por colores ocre, naranja, etc. O si queremos un estilo minimalista podemos optar por colores crema, beige o tierra.
  • Barniz ultra-mate
  • Bicarbonato de sodio
  • Una brocha

Pasos para hacer tu propio jarrón

Seguidamente te enumeramos los pasos que debes hacer para conseguir hacer tu propio jarrón.

1- Acrílico y bicarbonato

Elige el color de la pintura acrílica que quieres de base del jarrón. Pon un poco en un plato y añádele el bicarbonato. Podrás comprobar que al añadirle más y más bicarbonato tiene una textura cada vez más rugosa. Puedes ponerle más o menos según el acabado que quieras. Si quieres una acabado más rugoso pon más bicarbonato, si apenas quieres rugosidad pon poco.

Mézclalo bien con la brocha.

Pinta todo el jarrón. La brocha debe ir siempre en la misma dirección. Lo ideal es ir de lado a lado hasta completar el círculo. Si cambiamos de dirección no nos quedará un buen acabado.

2- Segunda capa

Es recomendable esperar un día o dos a que la pintura se seque. Entonces, podemos aplicar la segunda capa con un color distinto para darle un efecto embellecido.

No hay que volverlo a pintar todo. Solo algunas partes para darle cierto efecto.

Moja la brocha en el nuevo color y dale toques en la zona que quieras. No arrastres la brocha, da pequeños golpecitos para que la pintura se quede en el jarrón. Después con un trapo húmedo esparce la pintura a golpecitos.

3-Tercera y cuarta capa

Podemos hacer el mismo proceso con otros colores acrílicos. Siempre esperando a que la anterior capa aplicada esté seca podemos añadir una nueva capa para darle un toque de luz o de sombra. Evidentemente usaremos colores más claros para las luces y toques más oscuros para las sombras.

4- Barniz Ultra-mate

Una vez tengamos todas las capas de color aplicadas y estemos satisfechos con el resultado, debemos poner la última capa de barniz ultra mate.

¿Qué hacer si tu jarrón es de cristal o muy liso?

Para no tener problemas de adherencia de la primera capa de pintura con bicarbonato, es necesario aplicar previamente una capa de pintura chalk paint. La pintura chalk paint contiene tiza, carbonato de calcio, lo que da suficiente rugosidad y sequedad al cristal o al material liso que queramos pintar sin temor a que la pintura acrílica resbale.

¿Y si quiero más de un solo color?

Si quieres tener un jarrón multicolor, ya sean 2, 3 o 20 tonalidades distintas, puedes hacerlo de igual forma usando este sencillo y práctico método.

Una vez hayamos pintado todo el jarrón y le hayamos aplicado todas las capas descritas, exceptuando la capa de barniz ultra-mate, es cuando se puede crear un segundo color. Pon una cinta de carrocero en la zona que no quieras pintar. Esta cinta es económica, fácil de encontrar y con una adhesión lo suficientemente floja como para no arrancar la pintura seca. Pinta la zona libre y una vez seca aplica el barniz.

¡Gracias por leer!