Si el espacio no es uno de los puntos fuertes de tu vivienda, cualquier opción que permita ganar unos metros siempre es bienvenida. Tener un piso pequeño no significa renunciar al diseño y a la comodidad, por este motivo las puertas correderas se han convertido en una excelente solución a la que recurrir para eliminar los espacios muertos. Si estás pensando en iniciar una reforma, quizás te vaya bien considerar colocar este tipo de puertas.

A continuación os mostramos los diferentes tipos que nos podemos encontrar. Primero de todo las diferenciamos por el sistema de sujeción:

Puertas correderas con guía exterior

Las que van con guía exterior no necesitan grandes obras porque las puertas se deslizan por las guías que se colocan en la parte superior y exterior del tabique, esto es lo que hace que sean las más sencillas de instalar. Es la solución tanto fácil como económica.

Puertas correderas empotradas

La puerta queda escondida entre los dos tabiques cuando está abierta. La ventaja de optar por las puertas de este tipo es que no necesitas un espacio en la pared para su apertura, pero sí que se necesita hacer obra.

 

También encontramos diferentes estéticas:

Una sola puerta

Una sencilla puerta se oculta en el hueco que queda entre los dos tabiques o se apoya en la pared mediante la guía.

Puertas dobles

Dos puertas que se abren en la misma guía y se esconden una a cada lado entre los tabiques. Son perfectas para unificar habitaciones o para separar ambientes que a veces queremos que estén juntos como la cocina y el comedor.

Puertas contiguas

Dos puertas independientes ubicadas en el mismo hueco del tabique pero de forma contrapuesta.

Puertas paralelas

Dos puertas en el mismo hueco del tabique, son las que más se usan para separar compartimentos como armarios o vestidores.

 

Una vez nos hayamos decidido por el sistema de sujeción y la estética, sólo queda decantarse por el material ya sea madera, metal o cristal, por ejemplo. Debemos tener en cuenta que han de ser materiales lo más ligeros posibles para que no dificulten su apertura.

 

Si estás pensando hacer una reforma no dudes pedir tu presupuesto sin compromiso.