Todo buen regalo llama la atención por su frasco o envoltorio y eso es lo que sucede con los pisos, donde la fachada, tanto exterior como interior, son su mejor baza. El proyecto que os traemos en esta ocasión consiste en la rehabilitación de la fachada y zonas comunitarias en un edificio en Sants (Barcelona).

Aprovechando el plan de ayudas y subvenciones facilitado por los ayuntamientos para la reparación de las deficiencias de las Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE), se han aplicado mejoras constructivas y técnicas en el edificio. En este caso, se ha trabajado especialmente en la estética de la fachada delantera y trasera, dotándolo de mayor notoriedad. 

Fachada actualizada

El edificio se ha renovado por completo. En ambas fachadas se ha procedido a renovar su estética, apostando por los colores que constan en el ayuntamiento de Barcelona. Además, también se ha procedido a rehabilitar los balcones, eliminando la anterior losa e incorporando una nueva introduciendo nuevos soportes, sustituyendo así las vigas oxidadas. Para ello, se ha trabajado revisando toda la fachada y eliminando ese revoco que se encuentre bufado o en mal estado, posteriormente se procedió a arreglar los desperfectos y a pintar la fachada con los colores oportunos. 

En cuanto a los patios, se ha realizado una limpieza profunda que ha supuesto un lavado de imagen. De este modo, se ha procedido a retirar todos esos elementos que en la actualidad no realizan ninguna función material y a la vez se ha pintado con los colores de pintura exterior que recomendaban desde el ayuntamiento.

Readecuando el interior

No solo se ha trabajado de cara a la galería. Desde Goian hemos rehabilitado el interior del edificio en dos áreas principalmente. Por un lado, se ha procedido a recuperar la esencia del inmueble, renovando la estética de la escalera. Para ello, se ha procedido a reconstruir los desperfectos, como puede ser las paredes con desconchones o puertas en mal estado. En su nueva versión, la escalera comunitaria luce con un diseño sofisticado distinto, dejando una parte de ladrillo picado y a la vez se ha pintado la escalera. Por su parte, se ha procedido a pintar y arreglar las puertas. A todo ello, donde anteriormente existía un ventanal al patio interior, éste se ha eliminado y se ha instalado un ascensor. 

En la fachada posterior se ha optado por unificar el diseño existente. De este modo, se ha eliminado los elementos que no contaban con ninguna utilidad y se ha rediseñado la parte del patio interior superior, suprimiendo la verja metálica e incorporando una elevación del muro,

La parte trasera del edificio se ha renovado por completo. Atrás queda su viejo y obsoleto diseño. Ahora se han uniformado todos los colores y se ha incorporado una estructura similar en toda la fachada. Por último, también se ha trabajado en el patio superior de la finca, incorporando una línea determinada que le otorga una distinción de edificio señorial.