El porcentaje de personas que padecen estrés va en aumento. De causas hay miles, por ejemplo, el exceso de actividades o la falta de tiempo. Ya sea en la oficina o en nuestra propia casa, podemos tener una alta carga de estrés que puede derivar en problemas de ansiedad o depresión. Es vital que empecemos a normalizar que como seres humanos debemos cuidar nuestra salud mental. En muchos casos dependerá de nuestras circunstancias presentes y pasadas. Una buena manera de luchar contra él es remodelando nuestro hogar.

Según un estudio de la Durham University sobre el estrés se demostró que el estrés se retro-alimenta en nuestro trabajo y en el hogar. Para poder controlarlo un poco mejor en nuestra casa debemos cuidar y mejorar nuestro entorno.

A continuación os dejamos una serie de consejos para redecorar tu casa libre de estrés.

El orden

William McRaven en su famosa charla inspiracional en University of Texas en Austin dio una clase magistral de cómo el orden puede cambiar el mundo.

Si quieres cambiar el mundo, empieza por hacerte la cama. Si haces tu cama cada mañana, habrás logrado la primera tarea del día, te dará un pequeño sentimiento de orgullo, y te animará a hacer otra tarea, y otra y otra. Al final del día, esa pequeña tarea realizada se habrá convertido en muchas tareas realizadas. Hacer tu cama también reforzará el hecho de que las pequeñas cosas de la vida importan. Si no puedes hacer bien las pequeñas cosas, nunca harás bien las grandes cosas. Y si, por casualidad, tienes un día miserable, volverás a casa a una cama que está hecha.

Cama hecha y ordenada

Puede sonar una obviedad o una exageración, incluso un desesperado intento para que su hijo de quince año hiciese su habitación, pero tiene razón. El desorden nos estresa considerablemente, aunque lo veamos cada día, aunque convivamos con él. Si alguna tarea nos provoca pereza, hagámosla. No solamente porque se debe hacer, sino por nosotros. Conquistemos esa pequeña dificultad.

Un hogar limpio y ordenado te hará sentirte mejor porque lo has hecho tú. Generará calma y alejará el estrés. Una casa limpia y ordenada es una casa cómoda.

Las plantas

Niña regando plantas

Hay muchos tipos de plantas para decorar el interior de tu hogar. Todas ellas tienen múltiples beneficios para nuestro bienestar:

  • Nos ayudan a limpiar el ambiente de elementos contaminantes.
  • Nos hacen sentir relajados y en armonía. Generan un ambiente muy positivo y nos sube la autoestima. Cuidar de ellas es muy terapéutico.
  • Nos inspiran y ayudan a concentrarnos. De hecho, se recomienda tener una planta en tu lugar de trabajo, tanto en la oficina como si estás teletrabajando. Está demostrado que aumentan la productividad.
  • Regulan el nivel de humedad lo que elimina malos olores y es beneficioso para la piel.

Una sola planta le dará al interior de tu casa un plus de energía y vitalidad, incluso es posible que te inspires y llegues a descubrir el arte de decorar con vegetación.

El minimalismo

Salón minimalista

Para englobar muchas prácticas para conseguir remodelar un hogar libre de estrés podemos enfocarnos en el minimalismo. Si decidimos decorar nuestra casa con estilo minimalista, conseguiremos cumplir muchos aspectos para una vivienda libre de estrés.

Por ejemplo:

  • El uso de texturas agradables y acogedoras. Nos transmiten paz tanto a la vista como al tacto.
  • Aprovechamiento de la luz natural. Nada mejor que la luz del sol para ver la vida de color.
  • Uso de colores relajantes. Que nos transmitan paz y armonía.
  • El buen uso del espacio. Cuanto más espacio libre tengamos más sensación de confort tendremos. Hay que intentar que nuestro hogar sea un espacio diáfano para sentirnos libres.

Estos consejos te ayudarán a librarte del estrés en tu hogar. Esperamos haberte ayudado. ¡Gracias por leer y cuidarte!