Ya sea como autónomo o como trabajador por cuenta ajena, trabajar desde casa es cada vez más común. Gracias a Internet y a la flexibilidad de algunas empresas a que sea posible, el home working es una modalidad de trabajo cada vez más aceptada e instaurada en los tiempos que vivimos. Pero trabajar desde casa, aunque de primeras puede parecer todo ventajas, es más difícil de lo que parece si no se tiene un entorno adecuado que invite al trabajo y nos permita concentrarnos.

Si se puede destinar una habitación, resultará más sencillo, pero si tienes que compartir escritorio con otras zonas de la casa, no pasa nada, es cuestión de planificar bien tu espacio. A continuación te damos algunas ideas para que logres una zona de trabajo agradable, comfortable y productiva.

 

  1. En el caso de que tengas que compartir zona de trabajo, busca la forma de separar espacios. Una buena opción es utilizar el tramo final de una pared para poder colocar un escritorio.
  1. Decora el espacio. Plantas, fotografías… créate un espacio a tu gusto, acogedor y agradable.
  1. La iluminación es un requisito muy importante a tener en cuenta. Si puedes colocar el escritorio cerca de la ventana ¡perfecto! es mejor aprovechar la luz natural. De todos modos, la luz artificial siempre es necesaria y, contando con la luz general, no debemos olvidar una puntual que ilumine directamente la zona de trabajo y evite las molestas sombras.
  1. Escoger la silla adecuada. No uses la silla del comedor, decántate por un modelo ergonómico, con asiento regulable, respaldo ancho que recoja las lumbares y con la que tengas la espalda recta, si es posible con brazos y ruedas.
  1. Una buena organización resulta imprescindible para evitar perder tiempo en tratar de encontrar documentos que necesitemos, para ello aprovecha las paredes para poner alguna estantería o un mueble contenedor para colocar los libros, archivadores….

 

Si quieres hacer tu reforma no dudes en pedir tu presupuesto sin compromiso.