Los jarrones son un excelente complemento decorativo y muy versátil que tenemos para embellecer y darle ese toque especial a cualquier ambiente de nuestra casa. Con un sinfín de formas, estilos, colores, materiales y tamaños para elegir, sería difícil no decantarnos por alguna opción para nuestro piso, aunque por esa misma razón es que hemos preparado la siguiente información para ti.

En el día de hoy, os dejamos algunas ideas para decorar con este bonito accesorio y darle un nuevo aire y estilo diferente al interior de la casa. Atento a lo especial de cada alternativa.

En diferentes alturas

Jarrones en diferentes posiciones

Estos accesorios en diferentes alturas nos permiten crear composiciones dinámicas y atractivas en nuestros ambientes. Podemos elegir varios jarrones en distintas alturas, formas e incluso de diferentes colores, la idea es que se respete la misma gama cromática de colores. Estos pueden ubicarse en repisas, centros de mesa, o en un mueble en el recibidor para dar la bienvenida

Altos de suelo

Jarrón alto de suelo

Estos jarrones son ideales para colocar en las esquinas y rincones que a veces están un poco olvidados, allí nos ayudan a potenciar el estilo y ambiente elegido en casa. En los pasillos van como anillo al dedo, contribuyen para resaltar y darle un toque especial en la decoración. Lucen muy atractivos con ramas, plantas, flores secas o artificiales, espigas, bambú, etcétera.

En series de tres

Jarrón en serie de tres

En la decoración con jarrones las series de tres nunca falla. Por ello, podéis apostar por una bonita y atractiva composición en este número impar, aquí podemos jugar con diferentes formas, colores y tamaños, logrando espacios únicos y personalizados. Si son de la misma colección mucho mejor.

En cristal, todo un acierto decorativo

Jarron en cristal

Sin duda, el cristal es por excelencia un material elegante y delicado. En la decoración con jarrones es ideal deal para darles toques de aire freso a la casa en cualquier estilo y estancia. Los jarrones en cristal son geniales para aligerar la decoración. Además, son la solución perfecta para lograr un efecto de luz y contraste en el ambiente.

Transparentes, envejecidos, lisos, o de la forma que sean, siempre son una excelente opción para decorar. Por ejemplo, podéis colocar un jarrón de cristal como centro de mesa con flores frescas, hojas de árboles o ramas aromáticas, para dar alegría, frescura y buen olor a la casa.

Jarrones modernos

Jarrones modernos para la sala de estar

En cuanto a estos accesorios, la verdad es que podemos encontrar verdaderas obras de arte para decorar nuestro hogar. Blancos, de plomo, metálicos, de cerámica, con efecto vidrio, barro, etcétera. Sin duda piezas increíbles que aportan un cambio interesante en la decoración.

Con velas, para un toque de romanticismo

Jarrones con velas

Esta es otra atractiva forma que tenemos para sacar provecho a este elemento decorativo. Combinación genial y perfecta que permite conseguir un brillo perfecto entre el cristal y la luz que recibe cuando se enciende la vela.

En blancos de cerámica

Jarrones blancos

Un material y color que hacen una mezcla perfecta para que este accesorio sea el verdadero protagonista. De a uno o en series, de diferentes tamaños y formas, le aportan un toque de elegancia y confort a la decoración. Se pueden ubicar en muebles para crear puntos focales.

¿Con cuál de estos jarrones decorarías tu casa y por qué?