La madera es uno de los materiales más versátiles y bonitos que podemos encontrar en los suelos de las viviendas. Estos aportan ambientes muy acogedores, cálidos y elegantes. No obstante, como no todo es color de rosa, estos requieren de mantenimiento para mantenerlos en buen estado y realzar su belleza. Con el cuidado necesario y la limpieza habitual podemos alargar la vida útil de este material. ¿Pero, cómo llevar esto a cabo?

Por eso, a continuación traemos hasta 10 consejos para hacer el respectivo mantenimiento a este tipo de pavimento.Vamos al lío sin perder más tiempo.

– Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la madera es un material altamente absorbente y delicado, se deteriora con facilidad. Por ello, debemos evitar por todos los medios la humedad en el pavimento.

– En las superficies de madera se debe evitar estar en calzado de calle, sobre todo si esta mojado o con barro, ya que esto puede provocar rayas y manchas Por eso, es recomendable colocar alfombras en las zonas más transitadas.

Se debe pasar con frecuencia la aspiradora o limpiar con un trapeador de algodón seco, para quitar el polvo y cualquier agente abrasivo que contenta la superficie. Si vas a limpiar con agua las zonas de mayor suciedad, debes cuidar que la madera no se moje demasiado para evitar alterar sus propiedades.

– Se debe utilizar preferiblemente agua con limpiadores aptos para este tipo de suelos y si vas utilizar vinagre para obtener brillo, mezclar un chorrito en 4 litros de agua, no debes colocarlo directamente sobre la madera. Asimismo, si vas a utilizar un escobillón debe ser de cerdas suaves para que al arrastrar la suciedad no deteriore el suelo.

– También es importante evitar el uso excesivo de cera y jabones a base de aceites, ya que pueden contribuir a dañar la madera, estos también pueden crear una capa de grasa que se va acumulando. Además, se debe evitar el uso del cloro, jabones abrasivos y detergentes.

– Para proteger este pavimento tanto en interiores como exteriores, es recomendable colocar adhesivos esponjosos o fieltros a las patas de las sillas y los muebles para evitar el rose con el suelo, se debe tratar de no arrastrarlos para evitar ralladuras.

– Si la madera se reseca, podéis usar algunos aceites para devolver el brillo, como por ejemplo el de teca, linaza y pino. Lo importante es no pasarse en la cantidad de aceite, se debe utilizar un trapo limpio y esperar a que este seco para pisar y andar por las estancias.

– Los rayos del sol directos a las superficies de interiores también perjudican, debido a que aclaran el color de la madera. Por ello, se debe evitar la exposición directa al parquet.

– Si por casualidad os derrama algún líquido en el suelo, debéis limpiarlo y secarlo de inmediato, esto nos ayudara a que el mismo no se filtre en la madera y causar manchas.

– Lo mejor para mantener las superficies limpias y brillantes es utilizar productos recomendados por los fabricantes creados específicamente para cuidar y proteger la madera y barnices.

Por último, es importante aclarar cualquier duda que se tenga acerca del mantenimiento con personal calificado que le asesore. La idea es una solución a tiempo y no echar a perder el suelo.

¿Qué otro consejo podrías aportar a la comunidad para poder cuidar los suelos en madera? Si tienes alguna duda, solo háznosla saber desde la sección de comentarios.