Cuando se trata del diseño de interiores, la elección de colores es esencial para crear un ambiente armonioso y agradable. Sin embargo, hay ciertos colores que pueden ser contraproducentes en este ámbito. A continuación, exploraremos los colores que se deben evitar en el diseño de interiores y las razones detrás de estas recomendaciones. Contar con la supervisión de un diseñador de interiores mejora la estética y funcionalidad de los espacios.

Colores demasiado intensos

Los colores con alta intensidad o saturación, como el rojo brillante o el amarillo limón, pueden ser demasiado estimulantes para las áreas de la casa donde se busca la relajación. Aunque estos colores pueden funcionar en pequeñas dosis, es mejor evitar usarlos como colores principales en habitaciones como el dormitorio o la sala de estar.

Tonos oscuros en espacios pequeños

Los tonos oscuros tienden a hacer que los espacios parezcan más pequeños de lo que son. Si tu casa ya es compacta, los colores oscuros pueden acentuar esa sensación. Si te encantan los tonos oscuros, considera usarlos como colores de acento o en las habitaciones más grandes y luminosas.

Colores que no combinan con el mobiliario

Al planificar la pintura de tu casa, es crucial considerar el color de tus muebles y decoraciones. Si tienes muebles de madera con tonos cálidos, los colores fríos pueden entrar en conflicto y crear un ambiente discordante. Asegúrate de que tus colores de pared se complementen con el resto de tu decoración.

Colores demasiado brillantes o intensos

Los colores brillantes o intensos, como el rojo, el naranja o el amarillo, pueden ser energizantes y estimulantes. Sin embargo, un uso excesivo de estos colores puede generar fatiga visual y provocar inquietud, especialmente en espacios pequeños. Además, estos colores pueden causar dificultades al combinarlos con otros elementos decorativos. Por ello, se recomienda emplearlos con moderación y preferentemente como acentos o detalles en lugar de en superficies amplias como paredes o techos.

Colores muy oscuros

Los colores oscuros, como el negro, el gris oscuro o el azul marino, pueden agregar profundidad y elegancia a un espacio. No obstante, el uso excesivo de estos tonos puede hacer que una habitación parezca más pequeña y sombría, lo que puede afectar negativamente el estado de ánimo de sus ocupantes. Para evitar este efecto, es aconsejable equilibrar los colores oscuros con tonos más claros y complementarios, y asegurarse de que haya suficiente iluminación natural y artificial en la habitación.

Colores fríos en exceso

Los colores fríos, como el azul, el verde y el gris, pueden ser relajantes y evocar una sensación de calma. Sin embargo, si se usan en exceso, pueden hacer que una habitación parezca poco acogedora y fría. Para evitar esto, es importante combinar los colores fríos con tonos más cálidos, como marrones o beiges, que ayuden a crear un ambiente equilibrado y acogedor en el espacio.

Colores neón

Los colores neón, como el verde lima o el fucsia, pueden parecer modernos y llamativos, pero su uso en el diseño de interiores debe ser limitado. Estos tonos pueden ser abrumadores y cansar rápidamente la vista, lo que los hace inapropiados para espacios donde se busca un ambiente relajado y sereno. Si se desea incorporar colores neón, es recomendable hacerlo en pequeños detalles o accesorios, en lugar de en paredes o muebles grandes.

Colores que no combinan

Evitar colores que no armonicen entre sí es crucial para lograr un diseño de interiores exitoso. Combinaciones como el verde y el rojo, el morado y el amarillo, o el azul y el naranja pueden generar una sensación de discordancia y desorden en el espacio. Para lograr un ambiente equilibrado, es importante investigar las combinaciones de colores que funcionan bien juntas y aplicarlas en función de la paleta seleccionada para el diseño.

Al diseñar interiores, es crucial prestar atención a la elección de colores y evitar aquellos que puedan resultar perjudiciales para el ambiente o la estética del espacio. Al aplicar estas recomendaciones, podrás crear un diseño de interiores armonioso, agradable y visualmente atractivo que satisfaga tus necesidades y preferencias estilísticas.