Los colores para el dormitorio según el arte del feng shui poseen un enorme poder de
influencia sobre nuestro estado de ánimo, percepción y emociones. Se trata de una
amplia gama de tonos que van asociados en dirección a cada orientación. Estos deben
plasmarse para estimular sensaciones como la alegría, la calma, el equilibrio y la
tranquilidad.
El dormitorio del feng shui debe atraer energía yin, ya que es un espacio dedicado al
descanso, esta energía se considera pasiva, nutritiva y amorosa. Por ello, hoy os vamos a
ver cuáles son los colores más apropiados para pintar nuestro dormitorio.

Tonos neutros, nunca fallan

Cualquiera de los tonos neutros o claros como: beige claro, crema, rosa vieja, gris claro,
hueso, etcétera, Son perfectos para aligerar el ambiente y crear sensación de paz y
tranquilidad en el dormitorio. En tal sentido, son una base perfecta para una decoración
feng shui. Por fortuna, son colores que se pueden combinar perfectamente con los demás
colores. Además, nos ayudan a tener una decoración tranquila y sobria atributos
necesarios para un ambiente de feng shui.

Los tonos tierra, sensación de calidez

Tanto los tonos beige como los tonos cafés están asociados a los tonos terrosos en
general y al elemento tierra. Según el arte del feng shui estos colores resultan muy
beneficios para las parejas, ya que son acogedores y aportan calidez, también ayudan a
reforzar las relaciones personales y adquirir mayor estabilidad. Los tonos cafés buscan la
conexión y ritmo de la tierra.

Dormitorios blancos, sensación de paz y puresa

Cuando se trata de habitaciones completamente blancas, es recomendable para que haya
un perfecto equilibrio incluir objetos donde este incluidos los 5 elementos: agua, fuego,
tierra, metal y madera. Y tendremos una habitación ideal para el descanso de nuestra
mente y cuerpo. El blanco representa el elemento metal y según el arte en cuestión, lo
podemos utilizar en dormitorios orientadas en dirección al oeste y noroeste.

Los azules, motivan la relajación

Estas tonalidades están asociadas al elemento agua y favorecen mucho a la relajación, la
tranquilidad y al descanso. Sin duda, la gama de los azules son tonos muy armoniosos y
extremadamente relajantes. Además, estos son un punto de balance para personas demasiado impulsivas. Las tonalidades azules son perfectas para dormitorios que estén
orientados hacia el norte. En esencia el azul está considerado como el color etéreo,
espiritual.

El verde, energía y frescura

La gama de los tonos verdes también son muy funcionales no solo para pintar el
dormitorio, también para utilizarlo en los accesorios de las habitaciones. El verde en el
feng shui simboliza la madera, un gran elemento para ayudar a personas muy dispersas a
centrarse y tranquilizarse. Además, es un color que crea sensación de frescura y sentido
de esperanza, que ayuda a descansar más y mejor. El verde al igual que el azul es uno de
los colores que atrae más energía yin.

Amarillo, rojo y naranja, los colores del fuego

Estos colores son perfectos para atraer la alegría, energía y felicidad. Aunque hay que
reconocer que son colores demasiado atrevidos, lo recomendable es usarlos en una sola
pared y en habitaciones que estén orientadas al sur. El amarillo por ejemplo, es un color
adecuado para el dormitorio de los peques de la casa.

Por otra parte, además, del color de las paredes que es lo más visible al entrar a cualquier
estancia, hay ciertos elementos que también ayudan activar la energía en la habitación,
como son por ejemplo, las plantas, la iluminación, posición de la cama, etcétera.

En el feng shui se recomienda crear paletas equilibradas tratando de no recargar un solo
color, ya que nos orientamos hacia un solo elemento. También es importante, que el color
de las paredes tenga armonía con todos y cada uno de los elementos que conforman el
mobiliario y decoración en general para que haya un equilibrio perfecto.

Si estás pensando un cambio en función del feng shui, ¿Cuál de estos colores elegirías para tu dormitorio?