Las ventanas, sin lugar a dudas, son un elemento fundamental para dar iluminación y ventilación a cualquier espacio. Se puede decir que son como los ojos de nuestra casa, por lo que la vista es indispensable y a continuación podrás descubrir las mejores alternativas para tu casa

Y ya sea que estés planteando una reforma o un cambio en la decoración y quieras dar un nuevo look a tu hogar, aquí en este post te dejaremos 3 tipos de ventanas que van de maravilla dependiendo del material, tus gustos y necesidades.

Ventanas en aluminio

Ventana en aluminio

Esta es una excelente opción a la hora de colocar ventanas. El aluminio es un material de alta calidad, resistente a algunos elementos ambientales como los cambios de temperatura y la radiación solar. Además, se elaboran en una amplia gama de acabados y colores.

En madera: un clásico para la época moderna

Ventana en madera

Las ventanas de madera definitivamente aportan elegancia, dan un toque rústico y natural a cualquier vivienda y estéticamente se ven muy atractivas. Sin embargo, es un material que requiere de mantenimiento constante para que dure mucho más tiempo. Por otro lado, al tratarse de un material natural, son sensibles al deterioro provocado por el sol y algunos microorganismos.

En PVC (con varias alternativas)

Ventana en PVC

Este tipo de material a día de hoy es muy utilizado ya que se adapta fácilmente a cualquier estilo de decoración. Además, su mantenimiento no requiere de mucho trabajo es muy fácil de realizar. Asimismo, por su capacidad de insonorización es un elemento que se ha convertido en gran aliado de la construcción.

Según la forma de apertura, las ventanas pueden ser:

  • Combinadas: este tipo de ventanas son las que integran varias hojas que cuenta con diferentes tipos de apertura en la misma ventana.
  • Abatibles o practicables: son aquellas que cuentan con una o varias hojas con una apertura lateral total y cierre completamente hermético. Además, ofrecen buena iluminación y ventilación. No obstante, es una ventana que ocupa espacio cuando están abiertas, por ello necesitan que estén en zonas despejadas.
  • Batientes: son las ventanas que se abren inclinándose hacia el interior. Son perfectas para colocar en espacios como el baño, la cocina y el garaje. Cabe destacar que su apertura total no es posible, por lo que no permite asomarse.
  • Pivotantes: este modelo es ideal para colocar en el techo. Las mismas se abren oscilando sobre un eje vertical u horizontal en el centro del marco. Este tipo de ventana ocupa espacio al abrir, sin embargo, tiene la ventaja de regular la cantidad de ventilación y sonido que entra a la estancia.
  • Oscilo batientes: funcionan con un sistema súper versátil y poseen un aislador acústico. Se pueden utilizar para dar ventilación a cualquier estancia sin dejarla abierta de par en par.
  • Oscilo paralela: se refieren a modelos donde se combinan dos tipos de apertura: la inclinada, hacia el interior y la corrediza. En general, son lumbreras súper adaptables en cualquier espacio.

¿Qué tipo de ventana crees que es la ideal para tu casa? Esperamos tus opiniones desde la sección de comentarios.