¿Te gustaría conocer algunas alternativas que te ofrece el ladrillo para decorar las paredes de tu hogar? Si es así, este artículo es especialmente para ti.

A día de hoy, se puede decir que hasta las paredes de los ambientes más modernos pueden triunfar con acabados en este bonito material, así que no debes descartarla para tu hogar. Pero venga, sin más tiempo que perder, veamos esas 5 atractivas formas para incorporar los ladrillos en las paredes.

Cubiertos con pintura o cal en dormitorio

Pared de ladrillos pintada en blanco

El ladrillo, además de ser un material de construcción, también es un material de revestimiento y decoración que ofrece la posibilidad de utilizarlo en diferentes estilos de diferentes maneras. Una de ellas, es pintarlos de color blanco con pintura o cal. Muestra de ello, lo podemos apreciar en esta original pared que le aporta un toque fresco, sereno y encantador a la estancia.

Además, las paredes de ladrillo en blanco aportan un interesante contraste, si el resto de la decoración está en un color oscuro. Apuesta por ladrillos a la vista en este color para cualquier estancia de la casa, ya que una de las mejores ventajas de este material es que se enfrentan muy bien al paso del tiempo.

Combinado con metal o madera

Pared de ladrillo unida con metal

Otra forma de sacarle provecho a este noble material, es combinándolo con otros para resaltar aún más su esencia. En este caso, con la madera o el hierro hacen la dupla perfecta para relucir su naturaleza más estética. Las combinaciones en la decoración de interiores es algo muy habitual y en este caso es una propuesta que definitivamente suma encanto al empleo del ladrillo en los ambientes de interiores. La mezcla por ejemplo, del ladrillo y el metal, es perfecta para aplicarla a un estilo industrial como el que verás en este artículo.

Un muro con imitación de ladrillo

Imitación de ladrillo en pared

Si por alguna razón se te complica introducir este material de forma original a tus paredes, no te preocupes… También podéis optar por fotomurales, panales de imitación a ladrillo o papel pintado, estos elementos también te ofrecen acabados interesantes e imitan a la perfección los ladrillos originales. Por lo que, cualquiera de ellos te permite cambiar de forma sencilla totalmente el look a cualquier pared.

De igual manera, son considerados elementos clave para agregar estética y valor al espacio que se desea remodelar o construir, brindando esa calidez que caracteriza al ladrillo.

Un salón muy atractivo

Pared de ladrillo en sala de estar

Sin duda alguna, una pared en el salón en este material queda genial y ya lo hemos visto como tendencia en el diseño de interiores de la actualidad. Por eso, dejar una pared de ladrillo al descubierto en esta estancia puede ser un recurso perfecto para romper la monotonía y llamar la atención sobre un punto concreto. En este espacio es común darle un toque diferente a la pared donde se ubica la televisión, y si deseas dar un toque aún más interesante podéis iluminar con luces led.

Con paredes de ladrillos a la vista en el salón, es una forma muy eficaz de darle belleza, textura y carácter al ambiente, bien sea en ladrillo natural, pintado o también de imitación. El uso de colores cálidos como naranjas, teja y rojos ofrecen una sensación muy acogedora en el ambiente, que además, se puede potenciar de forma muy positiva con la incorporación de plantas a la decoración, esta mezcla logra crear una gama cromática muy armónica.

Un plus de ladrillo en la cocina

Pared de ladrillo para la cocina

El ladrillo también es un gran aliado para cubrir y transformar cualquier pared de la cocina y convertirla en un espacio acogedor y cálido, esto para compartir y disfrutar de agradables momentos. Aquí, desde el ladrillo natural hasta el pintado, es un recurso que podéis utilizar con confianza para embellecer esa interesante estancia de la casa. Lo podéis utilizar, por ejemplo, para destacar una pared, para hacer juego en la base de la isla o barra de cocina, en la zona del salpicadero, detrás de un estante que quieras resaltar, etcétera.

Cabe resaltar que el ladrillo lo podéis encontrar en diferentes formas, colores y tamaños. A la hora de elegirlo, es como dice el dicho, es cuestión de gustos y colores. De igual manera, hay algunos ladrillos que quedan muy bien colocándoles algunas manchas blancas sobre ellos, de esa forma conseguirás un choque de estilos.

¿Cuál pared de tu casa de gustaría decorar con ladrillos y qué opción utilizarías para ello?