A la hora de hacer una reforma es necesario estudiar que se debe hacer y cómo evitar una sorpresa tras la visita de una inspección y su correspondiente multa por no hacer los pasos correctos. Una obra requiere de algo más que la ejecución, es por eso que en Goian contamos con la experiecnia y el personal necesario para encargarse de todo lo que corresponde a la obra, tanto la ejecución como los trámites legales para una reforma.

Antes de tomar cualquier decisión es necesario que estudies la situación a la que te enfrentas. En ocasiones no lo sabes, pero te puedes encontrar con una obra mayor de la esperada que hará que los tiempos se prolonguen. Esto hará que tengas que optar por la contratación de otros profesionales, como arquitectos, diseñadores, fontaneros o electricistas, que harán que el presupuesto inicial se vea elevado. 

Pasos previos

En el momento de realizar una reforma integral o no en tu hogar tendrás que estudiar que es lo que quieres lograr y a la vez comprender si es necesario realizar algún paso previo o no para adecuar tu casa. Es posible que así sea, así que no te asustes. Este tipo de situación se puede solucionar con un estudio previo de la situación que te permitirá potenciar las cualidades de cada uno.

Es por ello necesario realizar un estudio previo de la situación. De este modo, se recomienda contar con un equipo de arquitectos e interioristas que te ayudarán a decidir que acción hacer en cada momento. Para lograrlo, este profesional te realizará un plan de trabajo en el que te indicará que hará en cada momento y así entender que necesidades te puedes encontrar para cubrir y solucionar. El equipo de profesionales te guiará en el momento de solicitar los trámites legales para una reforma sin problemas inesperados.

Se recomienda que tengas claro desde un primer momento que tipo de instalación y material contará tu hogar del futuro. Por ello, se potenciará la distribución de espacios y las nuevas ventanas, incorporando sus nuevos mobiliarios. Cuando se alcance este punto de conocer las necesidades, se optará por incorporar un conjunto de pasos a seguir, y se tendrá que contratar a todos los profesionales del sector necesarios.

Definir el tipo de reforma

Cuando se opta por realizar reformas en casa o en tu piso, es necesario que sepas a qué te enfrentas realmente, por lo que necesitas saber que es lo que vas a realizar. En este momento, se pueden clasificar las obras o reformas en tres tipologías muy distintas, que a continuación os detallamos:

Reformas mayores

Se suelen caracterizar por un tipo de elevada complejidad técnica o constructiva que hará que necesites una gran documentación técnica que será necesario para pedirlo en nuestro ayuntamiento. Este tipo de documentación, tiene que estar presentada por la firma del colegio oficial pertinente. Entre otros tipos de obras, nos podemos encontrar con las reformas interiores, que pueden ser parciales o totales con una intervención de la estructura, una ampliación de una vivienda o bien el cambio de un local comercial a vivienda.

Reformas menores

Las obras menores suelen tener una gran sencillez técnica y con una reducida capacidad constructiva y económica. Es decir, suele sufrir pocos cambios técnicos y estéticos, y, por lo tanto, no tiene que necesitar un proyecto o memoria escrita que potencie el dinamismo de la misma. Cabe destacar que este tipo de reforma no cuenta con profesionales titulados e por medio.  Entre otras obras destacan los cambios en la instalación de electricidad, calefacción o fontanería, junto a reformas parciales donde nunca se interviene a la estructura del inmueble. Otros casos serían la reparación, modificación, o sustitución de techos, suelos, paredes o escayolas que pueden estar presente en el hogar.

Assabentat o Comunicado de obra

Es posible que lo hayas realizado en algún caso y no lo sepas, pero son ese tipo de obras que no afectan o modifican la distribución, estructura o esos elementos que soportan la estructura. Se trata de situaciones donde se realizan reparaciones o decoraciones. Para ello, se tiene que solicitar un comunicado de obra que tiene una vigencia de tres meses.

Cómo pedirlo

Este tipo de permiso o comunicado de obra se puede solicitar en la mayoría página web de los ayuntamientos en un periodo reducido de tiempo y con una gran facilidad. En el caso del ayuntamiento de Barcelona se puede hacer en este enlace

¿Qué hay que presentar para el permiso de obra?

En el caso de que quieras realizar obras en tu hogar, necesitarás presentar un conjunto de permisos o documentos para que estos sean aprobados por parte del organismo regulador y a la vez tener una prueba en la que se seguirán los trabajos a realizar y así tener un control de lo que se está haciendo. A continuación os detallamos los tres documentos más importantes antes de cumplir con los trámites legales para una reforma:

  • Presupuesto: Es el documento que te indicará que vas a gastarte y en qué. Esto te permitirá saber y tener controlado los pasos que se realizarán en cada momento. De este modo, el ayuntamiento podrá gestionar el procedimiento desde el inicio y sin generar ningún tipo de conflicto interno. 
  • Proyecto: El proyecto de reforma es la descripción literal de lo que se realizará y cómo. Por ello, contará con un apartado que especificará quien es el encargado de llevar la reforma desde el inicio y así tener un control. Cabe especificar si esta empresa se encargará de gestionar todos los trámites legales para una reforma y los permisos y licencias oportunos. 
  • Memoria: La memoria descriptiva te permite conocer los detalles del cliente y empresa, junto al autor del proyecto, el objetivo y la ubicación de la vivienda. Eso sí, tiene que incorporar detalles como la superficie o los requisitos urbanísticos. En cambio, en la memoria constructiva te indicará el estado en el que está la vivienda y las partes a reformar, sus usos y las alternativas técnicas y constructivas. 

Trámites legales para una reforma

Cuando vamos a realizar unas obras o reformas en nuestro hogar hay que tener una serie de trámites legales para una reforma que completar y que nos permitirán que tengamos la gestión de las obras sin que se produzcan importantes alteraciones durante ese proceso.

ICIO

El ICIO o Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras, hace especial mención a un tipo de tributo de carácter potestativo, que hace mención a la realización municipal de cualquier obra, construcción o instalación. Con él, se obtiene la licencia y expedición del mismo por parte del ayuntamiento. 

Este impuesto tiene que ser pagado por los propietarios del inmueble. Eso sí, en caso de que no sea realizado por el propietario, tendrá que ser pagado por las personas que soliciten las licencias y realicen las obras en cuestión. Este tipo de impuesto suele ser entre el 4 y 5% del presupuesto final de la obra. 

Tasa por prestación de servicios urbanísticos

Este tipo de tasa tiene que pagarlo siempre que se realice una actividad, ya sea técnica o administrativa, que beneficie al sujeto pasivo. Este es el caso de las licencias urbanísticas, sus informes, la verificación y control de obras, entre otro tipo de documentación a realizar. Este tipo de tasa se tendrá que pagar antes de comenzar la debida obra y dependerá de cada municipio o en su defecto, por los precios del organismo regulador de cada comunidad autónoma. 

Licencia de obra

Con licencia de obra nos referimos al trámite que permite que una institución o autoridad local acredite que es viable realizar una reforma. Este tipo de permiso, tiene que ser solicitado anteroridad a la realización de las mismas y permite regular la legalidad de las mismas y la posible alteración del plan urbanístico inicial. Este trámite suele tener un importe estimado del 4% al 6% del presupuesto final de la obra, eso sí, sin contabilizar el IVA.